Saltar al contenido

Trucos para aprender a Hablar en público

marzo 27, 2020

¿Quieres mejorar tus habilidades a la hora de hablar en publico y convertirte en un orador seguro y convincente?

No importa que estemos hablando de una reunión de equipo en el trabajo. O delante del grupo de amigos. En algun momento vas a necesitar esta habilidad y… hablar bien en público marca la diferencia.

Podemos hacer esto bien o podemos hacerlo mal, y el resultado afecta fuertemente la forma en que la gente piensa en nosotros. Por eso hablar en público causa tanta ansiedad y preocupación.

La buena noticia es que, con una preparación y práctica minuciosa, puedes superar tu nerviosismo y actuar excepcionalmente bien. Este artículo y el video explican cómo.

La importancia de hablar en público


Incluso si no necesita hacer presentaciones regulares frente a un grupo, hay muchas situaciones en las que una buena habilidad para hablar en público puede ayudarle a avanzar en su carrera y crear oportunidades.

Por ejemplo, es posible que tengas que hablar sobre tu organización en una conferencia, dar un discurso después de aceptar un premio o dar una clase a los nuevos reclutas. Hablar ante un público también incluye presentaciones o charlas en línea; por ejemplo, al entrenar a un equipo virtual o al hablar ante un grupo de clientes en una reunión en línea.

Las buenas habilidades para hablar en público también son importantes en otras áreas de tu vida. Puede que te pidan que pronuncies un discurso en la boda de un amigo, que hagas un elogio de un ser querido o que inspires a un grupo de voluntarios en un evento benéfico.

En resumen, ser un buen orador público puede mejorar su reputación, aumentar su confianza en sí mismo y abrir innumerables oportunidades.

Sin embargo, mientras que las buenas habilidades pueden abrir puertas, las pobres pueden cerrarlas. Por ejemplo, su jefe puede decidir no promocionarlo después de haber asistido a una presentación mal hecha. Podrías perder un nuevo contrato valioso al no conectarte con un prospecto durante un discurso de venta. O podrías causar una mala impresión con tu nuevo equipo, porque tropiezas con tus palabras y no miras a la gente a los ojos.

¡Asegúrate de aprender a hablar bien!

Estrategias para convertirse en un mejor orador


La buena noticia es que hablar en público es una habilidad que se puede aprender. Como tal, puedes usar las siguientes estrategias para convertirte en un mejor orador y presentador.
Planificar apropiadamente
Primero, asegúrate de que planeas tu comunicación apropiadamente. Usa herramientas como el Triángulo Retórico, la Secuencia Motivada de Monroe, y las 7C de Comunicación para pensar en cómo estructurarás lo que vas a decir.

Cuando hagas esto, piensa en lo importante que es el primer párrafo de un libro; si no te atrapa, es probable que lo dejes. El mismo principio se aplica a tu discurso: desde el principio, necesitas intrigar a tu audiencia.

Por ejemplo, puedes empezar con una estadística interesante, un titular o un hecho que se relacione con lo que estás hablando y que resuene con tu público. También puedes utilizar la narración de historias como un poderoso abridor; nuestras Entrevistas a expertos con Annette Simmons y Paul Smith ofrecen algunos consejos útiles para hacerlo.

La planificación también te ayuda a pensar en tus pies. Esto es especialmente importante para las impredecibles sesiones de preguntas y respuestas o las comunicaciones de último minuto.

Consejo:
Recuerde que no todas las ocasiones en las que necesite hablar en público serán programadas. Puede hacer buenos discursos improvisados teniendo ideas y mini discursos preparados. También ayuda tener una buena y completa comprensión de lo que está pasando en su organización e industria.

Práctica
Hay una buena razón por la que decimos, “¡La práctica hace la perfección!” Simplemente no puedes ser un orador seguro y convincente sin práctica.

Para obtener práctica, busca oportunidades para hablar frente a otros. Por ejemplo, Toastmasters es un club dirigido específicamente a aspirantes a conferenciantes, y puedes obtener mucha práctica en las sesiones de Toastmasters. También puedes ponerte en situaciones que requieran hablar en público, como por ejemplo, entrenando a un grupo de otro departamento, o ofreciéndote como voluntario para hablar en reuniones de equipo.

Consigue las herramientas que necesitas!
Obtenga su copia GRATUITA del kit de herramientas para superar el estrés cuando se una al Club de Herramientas de la Mente antes de la medianoche PDT, el 2 de abril de 2020.

Más información
Si va a hacer una presentación o un discurso preparado, créelo lo antes posible. Cuanto antes lo hagas, más tiempo tendrás para practicar.

Practíquelo muchas veces solo, usando los recursos en los que se basará en el evento y, a medida que practique, ajuste sus palabras hasta que fluyan de forma fluida y fácil.

Luego, si es apropiado, haga una carrera de prueba frente a una pequeña audiencia: esto le ayudará a calmar sus nervios y le hará sentirse más cómodo con el material. Su público también puede darle una retroalimentación útil, tanto en su material como en su actuación.

Comprométase con su público
Cuando hable, trate de atraer a su público. Esto hace que te sientas menos aislado como orador y mantiene a todos involucrados con tu mensaje. Si es apropiado, haga preguntas dirigidas a individuos o grupos, y anime a la gente a participar y hacer preguntas.

Tenga en cuenta que algunas palabras reducen su poder como orador. Por ejemplo, piense en cómo suenan estas frases: “Sólo quiero añadir que creo que podemos cumplir estos objetivos” o “Sólo creo que este plan es bueno”. Las palabras “sólo” y “creo” limitan tu autoridad y convicción. No las uses.

Una palabra similar es “en realidad”, como en “En realidad, me gustaría añadir que estuvimos por debajo del presupuesto el último trimestre”. Cuando usas “en realidad”, transmite una sensación de sumisión o incluso de sorpresa. En vez de eso, di qué cosas son. “Estábamos por debajo del presupuesto el último trimestre” es claro y directo.

Además, presta atención a cómo estás hablando. Si estás nervioso, puedes hablar rápido. Esto aumenta las posibilidades de que tropieces con tus palabras, o que digas algo que no quieres decir. Oblígate a ir más despacio respirando profundamente. No tengas miedo de reunir tus pensamientos; las pausas son una parte importante de la conversación, y te hacen parecer seguro, natural y auténtico.

Por último, evite leer palabra por palabra sus notas. En su lugar, haga una lista de puntos importantes en los carteles o, a medida que mejore en su actuación en público, intente memorizar lo que va a decir: puede volver a consultar sus carteles cuando lo necesite.

Presta atención al lenguaje corporal


Si no eres consciente de ello, tu lenguaje corporal dará a tu audiencia constantes y sutiles pistas sobre tu estado interior. Si estás nervioso, o si no crees en lo que dices, la audiencia puede saberlo pronto.

Presta atención a tu lenguaje corporal: párate derecho, respira profundamente, mira a la gente a los ojos y sonríe. No te apoyes en una pierna o uses gestos que no parezcan naturales.

Mucha gente prefiere hablar detrás de un podio cuando hace presentaciones. Aunque los podios pueden ser útiles para sostener notas, ponen una barrera entre usted y el público. También se pueden convertir en una “muleta”, dándote un lugar para esconderte de las docenas o cientos de ojos que están sobre ti.

En lugar de pararse detrás de un podio, camina alrededor y usa gestos para atraer a la audiencia. Este movimiento y energía también se reflejará en tu voz, haciéndola más activa y apasionada.

Piensa positivamente


El pensamiento positivo puede marcar una gran diferencia en el éxito de su comunicación, porque le ayuda a sentirse más seguro.

El miedo hace que sea demasiado fácil caer en un ciclo de autoconversación negativa, especialmente justo antes de hablar, mientras que los pensamientos auto-saboteadores como “Nunca seré bueno en esto” o “Voy a caer de bruces” disminuyen su confianza y aumentan las posibilidades de que no logre lo que realmente es capaz de hacer.

Usa las afirmaciones y la visualización para aumentar tu confianza. Esto es especialmente importante justo antes de tu discurso o presentación. Visualiza el éxito de la presentación e imagina cómo te sentirás cuando termine y cuando hayas marcado una diferencia positiva para los demás. Utiliza afirmaciones positivas como “Estoy agradecido de tener la oportunidad de ayudar a mi audiencia” o “¡Voy a hacerlo bien!”

Lidiar con los nervios
¿Cuántas veces has escuchado o visto a un orador que realmente lo arruinó? Lo más probable es que la respuesta sea “no muy a menudo”.

Cuando tenemos que hablar delante de otros, podemos imaginar que ocurren cosas terribles. Nos imaginamos olvidando cada punto que queremos hacer, desmayándonos de nuestro nerviosismo, o haciendo tan horriblemente que perderemos nuestro trabajo. ¡Pero esas cosas casi nunca suceden! Las construimos en nuestras mentes y terminamos más nerviosos de lo necesario.

Mucha gente cita el hablar a una audiencia como su mayor temor, y el miedo al fracaso es a menudo la raíz de esto. Hablar en público puede llevar a que tu respuesta de “lucha o huida” haga efecto: la adrenalina corre por tu torrente sanguíneo, tu ritmo cardíaco aumenta, sudas, y tu respiración se vuelve rápida y superficial.

Aunque estos síntomas pueden ser molestos o incluso debilitantes, el Modelo Invertido muestra que una cierta cantidad de presión mejora el rendimiento. Al cambiar su mentalidad, puede utilizar la energía nerviosa en su beneficio.

Primero, haz un esfuerzo para dejar de pensar en ti mismo, en tu nerviosismo y en tu miedo. En cambio, concéntrate en tu público: lo que estás diciendo es “sobre ellos”. Recuerda que estás tratando de ayudarlos o educarlos de alguna manera, y que tu mensaje es más importante que tu miedo. Concéntrate en los deseos y necesidades de la audiencia, en lugar de los tuyos propios.

Si el tiempo lo permite, use ejercicios de respiración profunda para disminuir su ritmo cardíaco y darle a su cuerpo el oxígeno que necesita para funcionar. Esto es especialmente importante justo antes de hablar. Respire profundamente desde el estómago, sostenga cada una durante varios segundos y déjela salir lentamente.

Las multitudes son más intimidantes que los individuos, así que piense en su discurso como una conversación que está teniendo con una persona. Aunque tu público sea de 100 personas, concéntrate en una cara amiga a la vez, y habla con esa persona como si fuera la única en la sala.

Ver grabaciones de tus discursos
Siempre que sea posible, graben sus presentaciones y discursos. Puedes mejorar tus habilidades de habla dramáticamente observándote a ti mismo más tarde, y luego trabajar en mejorar en las áreas que no salieron bien.

Mientras observa, fíjese en cualquier estancamiento verbal, como “um” o “como”. Mira tu lenguaje corporal: ¿te balanceas, te apoyas en el podio o te apoyas fuertemente en una pierna? ¿Estás mirando al público? ¿Sonreíste? ¿Hablaste claramente en todo momento?

Presta atención a tus gestos. ¿Parecen naturales o forzados? Asegúrate de que la gente pueda verlos, especialmente si estás parado detrás de un podio.

Por último, mire cómo manejó las interrupciones, como un estornudo o una pregunta para la que no estaba preparado. ¿Tu cara muestra sorpresa, vacilación o molestia? Si es así, practica cómo manejar interrupciones como estas sin problemas, para que seas aún mejor la próxima vez.

Puntos clave


Es probable que a veces tengas que hablar en público como parte de tu papel. Aunque esto puede parecer intimidante, los beneficios de poder hablar bien superan cualquier temor percibido. Para convertirse en un mejor orador, utilice las siguientes estrategias:

  • Planifique apropiadamente.
  • Practique.
  • Involúcrese con su público.
  • Preste atención al lenguaje corporal.
  • Piensa positivamente.
  • Afronta los nervios.
  • Miren las grabaciones de sus discursos.
  • Si hablas bien en público, puede ayudarte a conseguir un trabajo o un ascenso, concienciar a tu equipo u organización y educar a los demás. Cuanto más te esfuerces por hablar delante de los demás, mejor serás y tendrás más confianza.

Este sitio te enseña las habilidades que necesitas para una carrera feliz y exitosa; y esta es sólo una de las muchas herramientas y recursos que encontrarás aquí en Mind Tools. Suscríbase a nuestro boletín informativo gratuito, o únase al Club de Herramientas de la Mente y ¡sobrecargue su carrera!